Trabajas, tienes hijos, ¿se concilia?

Buenos días! Quería hacer una breve reflexión sobre un tema que como padre (lo primero), trabajador (lo segundo) me parece vital, porque es algo que pasa en el día a día de mi vida.

Trabajo unas cuantas horas (y ojo, no me quejo, eh) y tengo un horario “normal” en España, o sea, acabo a las 18.30 y suelo llegar a casa entre 7.20/25. ¿Y que pasa cuando llego?. Mi pobre mujer está hecha polvo estos días, al recuperarse del parto y cuidar a nuestras dos hijas. Yo estoy mentalmente cansado del trabajo, pero con ganas locas de estar con ellas (sí… ambos estados mentales, aunque pueden causar locura transitoria son compatibles, jeje).

Al llegar tengo muchas ganas de jugar con ellas (bueno, con la grande, que la peque con un mes, por ahora juega poco, jeje), pero entre que me pongo… y jugamos unos minutos pasan de las 8, y claro, hay que empezar la logística nocturna, cenas, etc, porque está comprobado que si pasa de las 9 nuestra hija está tan “muerta” de sueño que no cena nada. Me queda un tiempo reducido… pero eso sí intento aprovecharlo al máximo (de lunes a jueves, viernes y fines de semana sí estoy a tope con ellas).

Por ejemplo, ayer, tenía que hacer una llamada de teléfono al llegar por un tema familiar, y tenia que hacerla junto a mi mujer… oia a mi hija que me decía “Papá, vamos a jugar…”, “Papá, sientate conmigo…” y aunque fueron 15 o 20 minutos, se me rompía el alma, y nuestro juego tarde/nocturno quedo reducido a sólo unos minutos.

¿Para cuando horarios adaptados a lo más importante de la vida, que es vivirla? Soy el primero que me implico en el trabajo al máximo, pero tambien opino que un trabajador que se siente feliz y realizado (en todos los sentidos no sólo por el hecho de tener hijos) es muchísimo más eficiente y rinde más. No creo que Alemanes, Franceses, Daneses, etc, sean menos productivos por acabar su jornada como máximo a las 17. Sé que hay mucha gente que lo ha pedido ya, pero sólo quería mostrar mi apoyo a esas iniciativas, y a ver si entre todos logramos unos horarios que nos faciliten cuidar y criar a los hijos, o simplemente disfrutar un poco de la vida, y acabamos con la cultura de calentar la silla, de aparentar, que tanto parece que gusta en España.

Apa, ya me he desahogado! jeje.

Saludos para todos!

Papa Chus

4 opiniones en “Trabajas, tienes hijos, ¿se concilia?”

  1. Te aplaudo. Sabes que estoy completamente de acuerdo contigo. Sólo quieren personas que trabajen y que, como dices, calienten la silla. Se olvidan de que con trabajadores más contentos y más descansados, se obtienen mejores resultados. Parece que la esclavitud no se ha extinguido. Sí, no llevamos cadenas ni nos dan latigazos, pero es otro tipo de esclavitud. Esa en la que tienes que aceptar cualquier trabajo, aunque tenga un mísero sueldo, se te pague una parte en b o ni te remuneren las múltiples horas extras que echas, por temor a que te pongan de patitas en la calle, porque tienes que pagar una hipoteca durante los próximos 30 ó 40 años, porque tienes que sacar una familia adelante, porque tienes que pagar un alquiler… Se aprovechan de todas estas circunstancias y sólo tienen presente el cortoplacismo. Se olvidan de los niños, del futuro y nosotros nos vemos esclavos de nuestro presente capitalista. Las cosas deben cambiar. Debemos unirnos y hacernos oír. Te mando un abrazo fortísimo. A ti y también a tu mujer, que seguro que tampoco es fácil para ella. Un beso

  2. Totalmente de acuerdo. Es muy triste que lo único que se premie aqui en España sea el calentar la silla, vale más el que se queda en su puesto de trabajo hasta las 8 de la tarde aunque esté leyendo el periódico que el que entra temprano y saca mucho trabajo en menos tiempo. Ojala esto empiece a cambiar, porque asi es imposible conciliar…

    1. Pues sí… A ver si la tendencia va hacia la eficacia, y no como indicas “calentar la silla” o el peloteo de hacer ver que se trabaja mucho. Si entre todos se presiona, seguro que avanzamos, aunque sea poco a poco. Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *