No pueden faltar nunca: los libros.

Buenos días! Hoy os quería comentar algo que creo que es muy importante en la crianza de un niño… los libros! Tanto a mi mujer como a mí nos encantan, aunque es verdad que he dejado la costumbre de leer antes de acostarme aparcada por circunstáncias obvias, pero recuerdo de pequeño y adolescente leer todo lo que caia en mis manos.

Ahora que soy padre, y lo digo con toda la sinceridad del mundo, creo que leer o más bien, los libros en general, estimulan la imaginación, las formas de pensar, hacen tu mente más despierta y más abierta, además de ayudarte a ampliar vocabulario, frases y aprender más de la vida y de lo que ocurre en ellos.

Me acuerdo que de pequeño hacia cosas raras para mi edad… como leerme los libros de historia que tenía mi padre por casa (era profesor), pero la verdad es que eso te hace tener un conocimiento (muchas veces inutil, es verdad, jejeje) que te puede durar toda la vida. Aún ahora recuerdo leer sobre la Segunda Guerra Mundial o saberme la composición típica de una falange el ejercito romano…

Quitando cuestiones frikis, vamos a lo que vamos, y es contar mi experiencia y recomendaciones (humildes, como siempre), con una niña de casi 3 años. Hay gente que dice… ¿si no saben leer porque les voy a comprar libros?, o sea, me parece una de mas mayores mmm, como decirlo finamente, tonterias que he oido ultimamente.

Desde que era muy peque, ha tenido libros, de estos de morder, o que hacian ruiditos (así se iba acostumbrando, jeje), y cuando empezó a tener un poco de uso de razón, aún siendo bebé, empezamos a comprarle libros divertidos con dibujos, para que mirara.

La siguiente fase creo que es muy interesante para un niño que empieza a dejar de ser bebé, y es acostumbrarse a tener libros a mano, y coger los que más le gusten cuando le apetezca (ojo, hablo de libros con dibujos, números, colores, quizás algun cuento a base de imágenes…que estimule su imaginación, pero no un libro de letras, que supongo que queda claro, pero por si acaso, jejeje).

En estos puntos, es verdad que métodos tipo Montessori (en el blog de Tigriteando, la maestra yedi del Montessori Bei lo explica fenomenal) pueden ser muy prácticos por hechos como tener libros a un nivel al alcance de mano de los niños, dejarlo fluir con naturalidad, etc, me parecen muy razonablemente aplicables al contexto.

En este periodo, nuestra peque iba a la estánteria, cogia un libro, lo miraba, y luego cogía otro, lo miraba, y así como un bucle, jeje, aunque es verdad que muchas veces acababan en el suelo en vez de vuelta a la estanteria.

Emma leyendo

Ahora llega nuestra etapa actual, y creo que empieza a ser la más “emocionante” a un nivel paternal. Emma nos dice que quiere que le leamos un cuento, o un libro, lo escoge y nos lo dá (sabe identificar letras, pero leer obviamente todavía no…), entonces se pone a nuestro lado, mientras le explicamos el cuento, muy atenta a la história, y nos mira con cara de emoción… pero luego hay otro tipo de cuentos, más interactivos, que son los que más nos gustan. Por ejemplo, ahora hemos elegido algunos relativos al cuerpo humano y los animales. Son libros, como decirlo… “divulgativos”, donde explican los musculos, huesos, organos, con un grado de profundidad a veces creo que demasiado alto, pero que a ella le entusiasma. Por ejemplo, que pasa con la comida cuando la comemos, o como se hinchan los pulmones al respirar, o conocer los huesos del cuerpo.

Los animales es un mundo aparte, como comenté en otro entrada, le encantan, y los conoce casi mejor que yo, jejeje, por lo que el libro nos sirve para enseñarle ciertas cosas, como animales nuevos, o cuestiones como los procesos de crianza (ella sabe perfectamente, que un renacuajo es una rana bebé y las fases que vienen después, algo que dejó hojiplático, jeje).

¿Y que viene ahora? Pues espero que siga con este interés, que explore los libros, que los debore, y que cuando empiece a leer le encanten, y conociéndola un poco como la conozco, estoy seguro que será así!

Recomiendo a todos los padres que no tengan miedo de regalarle un libro en vez de un juguete, algo que le cause inquietud, que te permita sentarte a su lado explicándoselo, y seguro que ellos disfrutarán tanto como tu del libro y de la compañía.

Por cierto, un amigo me ha recomendado esta versión del Hobbit, así que creo que será el siguiente libre que le voy a comprar, para írselo explicando :).

IMG-20160610-WA0000

Saludos a todos!

Papa Chus

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *