Concierto Navideño!

Buenos días de nuevo!

Os escribo para contaros que tal nos fue el día 31 por la mañana, donde por primera vez fuimos con nuestras dos hijas (os recuerdo, 3 años y 8 meses), a un concierto!

Nos levantamos más o menos pronto, pero bueno, de vacaciones y con niños, todo es relativo, pero la hora máxima eran las 12.30 pm hora zulú, así que teniamos que ponernos en marcha. Después de desayunar y arreglarnos (si le preguntaís a mi querida mujer os dirá que ha sido ella quien nos ha despertado y azuzado para ir deprisa, lo cúal seguramente sea verdad…), teníamos aún que coger el coche e ir hasta el Teatro Tivoli, donde actuaba Damaris Gelabert, artista y musicóloga infantil, y casi unica artista que le gusta tanto a mi hija como merecedora de ir a un concierto suyo.

Después de aparcar justos, pasaban de 12.15pm, tuvimos que echar una carrerita hasta el teatro, donde la gente ya estaba entrando! Antes que nada, una parada técnica a comprar unas palomitas (antojo de mi hija, ejem), y luego para dentro! Estábamos en la fila 6, así que no nos podemos quejar. Y empezó… y que decir, técnicamente muy bueno para niños, con ritmos fluidos que no dejaban sitio al aburrimiento, y con canciones que la gran mayoria de niños se sabian de memoria, lo cual ayudaba a mantener a la audiciencia atenta, que por cierto, llenaba hasta arriba el teatro.

No voy a entrar más en temas técnicos, pero tengo que reconocer que yo tambien estuve cantando bastante, jejeje, pero sí, tanto la de 3 años, que se sabia las canciones, como la de 8 meses, no pararon de bailar la hora y algo que duro, se lo pasaron bomba, aprendieron (un poco) y para mí, mantener en un sitio fijo a mi hija tanto tiempo es digno de aplaudir. Gracias Damaris.

t

Luego, bueno, fuimos a comer al sitio favorito de la familia, jeje, un restaurante chino, que elegimos por cercanía del lugar, y acertamos, todos muy agradables, haciendole caritas a nuestra pequeña (aunque reconozco que ella da juego, saludando con la mano a todo el que pasaba…).

Después de comer, estomago lleno y con emoción post-concierto, nos fuimos para casa… ambas se dormieron en el coche… No se puede con tanta emoción!.

Saludos para todos!

Papachús

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *