¡Vaya Rabieta!

Buenas tardes!

Hoy voy a escribir sobre un tema recurrente, que ya he mencionado, pero que no por ello, como ocupa un lugar importante en nuestras vidas, merece volver a ser explicado. Me refiero a los berrinches, rabietas, enfados, o como buenamente en cada casa lo llamen. Nuestra hija de tres años, como mencionaba en los primeros post, ha sido una niña altamente demandante y a la vez con un listón de la frustación muy bajo, y esto hacia que frecuentemente, ya sea justificado, o ya sea por una tontería, se enfadara y tuviera un berrinche…

Es verdad que desde hace unos meses ha bajado mucho la frecuencia, ya no pasa tanto como antes, ya no es algo que al día esperes que vaya a tener 3 o 4 como antes, aunque no hace mucho, la “intesidad” continuaba bien alta. No en vano, este verano, en pleno Oviedo, estándo de vacaciones, pensábamos que vendria la policia por los gritos y el escándolo que montó (gritos del tipo “tu fuera, no me toques”)… es verdad que siempre se le pasa y luego viene llorando, y nos abraza, pero en esos momentos hay que tener mucha templanza para saberlo llevar con empatia y no dejarte llevar por tus propias emociones (esto por escrito suena fácil… pero a quien no lo haya vivido, os reto a tener esa paciencia, jeje).

Por suerte, como digo, hace meses que pasa poco, y tambien ahora la intensidad es menor… estamos conseguiendo que se queden en unos lloros o un enfado grande, pero no que vaya más. Entiendo que a todo ello contribuye que se está haciendo un poco más grande, y como buena niña de altas capacidades está empezando a entender los comportamientos sociales y asumirlos con una edad muy pequeña, pero de todas formas, pensamos que seria buen momento para un libro donde le explicara una situación similar a la suya, vimos el libro de “Vaya Rabieta” y pensámos en probar.

81awurhpkl

Por la noche de la semana pasada nos pidió que le leyeramos ese cuento nuevo. Y mi mujer empezó a leerlo… la trama, pues que el protagonista tenia una “cosa” dentro… que a veces no podia controlar y salía… y luego cuando volvía se sentía muy mal por como la “cosa” se había comportado, tirando juguetes al suelo, llorando y patalenado, etc… Fue llegar a ese punto, y vemos que Emma empieza a llorar de forma tranquila, se le escapaban las lagrimas y la verdad es que fue algo conmovedor… nos dimos cuenta que ella estaba entendiendo el contenido del libro y estaba asumiendo que ella tambíen tenia una “cosa” dentro que a veces no controlaba. No pudimos seguir leyendo y nos dijo “mañana otro cuento mejor…” de lo afectada que estaba, pero en cambio, fue llegar mis suegros o mis padres otros dias a casa y ella fue la primera que queria que le leyeran ese cuento. ¿Que hicimos? Bueno, la solución del cuento era guardar a la “cosa” en un baul y no dejarla salir, estar atento y cuando estuviera a punto de salir, pensar que está guardada y no puede salir, y así se lo explicamos a ella, pero además nos quiso dibujar una “cosa” que era como un ser antropomórfico que según ella era lo que tenia dentro y le salía, así que el dibujo lo hemos dejado en la nevera, para que ella viera que está allí y ya no está dentro suyo… esto junto con la técnica del “abecedario”, o sea, que empiece a recitarlo cuando vea que se está poniendo nerviosa y enfadada, la verdad es que está funcionando, los berrinches en estas fiestas se cuentan con los dedos de una mano, y vemos que va a mejor… Nos alegramos un montón no tanto por nosotros, que estamos más tranquilos sino sobretodo por ella, porque veiamos que en esos momentos de descontrol no era ella misma, y luego tenía un gran sentimiento de culpa dentro que queremos evitarle y que sea feliz.

Si quereis comprar el libro de “Vaya Rabieta” nosotros lo compramos en Amazon, pero podeis hacerlo donde querais.

Saludos y gracias!

Papachús

 

 

4 opiniones en “¡Vaya Rabieta!”

  1. Qué bonita historia! y que penita debe dar ese momento en el que ves que tu pequeña se identifica con el libro y reconoce que a ella también le pasa… gracias por compartir, mis mellis tienen sólo 2 años, pero ya van sacando genio y, en ocasiones, tenemos alguna que otra rabieta, es muy difícil controlarlas en esos momentos. Lo tendré en cuenta si la cosa va a mas ;).

    1. Muchas gracias, la verdad es que cuando van creciendo… van asumiendo lo que pasa y si pueden intentar corregirlo, y ahí tambien nos necesitan (aunque pequeños enfados y rabietas creo que son estándar en el 99% de niños, jeje). Nosotros de berrinches como el que pongo, llevamos desde antes de Navidad con el contador a 0… y nos alegramos! Ya verás que las tuyas se controlaran 😉 pero si falla, tienes el libro, jejeje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *