Maduración evolutiva

Buenos días! Hoy os quería hablar de algo que he llamado maduración evolutiva… pero primero quiero hacer constar que eso me lo he inventado y técnicamente no tengo ni idea si corresponde con ese nombre… pero creo que da un reflejo de lo que quiero expresar.

Como explicaba en otro post, a mi pequeña E. le afectó mucho cuando le leimos el libro de “Vaya Rabieta” porque a pesar de tener sólo 3 años, asumió empáticamente que a ella le estaba pasando lo mismo, y que tenía que sacar fuera a esa “cosa” que le hacía hacer cosas que no quería y luego se arrepentía… desde entonces, y aprovechando el comienzo del año hicimos una cosa: colgamos un calendario, donde aparte de explicarle el día en que estábamos o en que días habia cosas especiales, etc lo usariamos para poner un “gomet”, que seria una cara sonriente en los días que se portaba bien y una cara triste si ese día había salido “la cosa” de dentro.

No sé si es casualidad, o no… pero desde Navidades y comienzo de año, y hoy estamos a 3 de marzo, no ha tenido un sólo berrinche de los importantes, o sea de los de alejarse de nosotros llorando y gritando porque no quiere que la cojamos o de tirarse al suelo pataleando como loca…

giphy

A ver, por supuesto, es una niña con caracter, y hemos tenido que negociar mucho algunas cosas, y se ha enfadado o llorado… pero nada como los niveles de antes. Pero la parte positiva es que cede un poco más, es que ya podemos empezar a hablar de una forma positiva y que llega a entender lo que se le quiere decir cuando tiene que portarse bien.

Por otro lado, hemos recibido el primer informe del colegio… ¡qué nervios tuvimos! jeje, pero todo positivo en el sentido que la evolución de una niña retraida y poco participativa hacia una niña un poco más abierta, que pide ayuda y está encantada de jugar con otros niños, es una evolución muy significativa.

Con esto quiero decir lo orgullosos que estamos su madre y yo de ver el calendario lleno de gomets de caras sonrientes, algo que no se le olvida antes de acostarse y siempre pide ponerse el gomet sonriente. Gracias a ella estamos pudiendo llevar mejor estos meses con dos niñas en casa, se está portando con una madurez que diría es impropia de una niña de 3 años y medio, intentando ayudar, preocupada siempre por su hermana, y con un comportamiento impecable, dentro que sigue siendo una niña y como todas, tienen sus cosas. Espero que si alguna vez leyera este blog, leyera lo contento que estoy de ser su padre, y lo feliz que me hace estar viendo la buena persona en la que se está convirtiendo.

Un abrazo a todos!

Papá Chus

1 opinión en “Maduración evolutiva”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *