¿Celos?

Buenas tardes! Hoy voy a hablar sobre un tema que estas semanas tenemos encima, lo vemos e incluso nos afecta bastante al día a día: son los celos entre hermanas, celos tempranos, porque recuerdo que la grande hace los 4 años en agosto y la pequeña ha hecho 1 año. ¿Poco? Podéis pensar… pero yo os digo y os confirmo, que existen y no son pocos…

C3Qbgs9WQAE3SaO

Os voy a poner unos ejemplos de lo que hablamos. Hay momentos en que su mi querida mujer coge a la pequeña en brazos… o simplemente la pone en el carrito, la grande se pone a llorar y protestar, porque “cógeme a mi tambíen!” o el más triste aún “Quita a Carla para ponerme yo!”, cuya solución puede pasar por un cabreo nuestro, o que después de explicarle la situación y aguantar unos minutos para no aparentar que cedemos, dejarle a ella o cogerla. Otro ejemplo típico: si la pequeña coge un juguete, de los apropiados para su edad (+-1 año), Emma misteriosamente lo quiere, aunque no haya jugado nunca y aunque sea algo cuya única función es morderlo, tirarlo, o hacer cosas poco útiles con él… por lo tanto volvemos al bucle de enfadarnos, y hacerle ver que su comportamiento no es bueno, y en fase final hacer turnos con el jugete (menos mal que ya dicen que los segundos son supervivientes, jeje).

¡Pero ojo! Sería un grave error si pensamos que es cosa de la grande sólo… porque la pequeña, con sólo 1 año, apunta grandes maneras! Es cuestión que su yaya coja a la grande, que ella se lanza caminando casi tambaleándose para que la cojan a ella, o cualquier cosa que la grande esté comiendo se lanza a quitárselo de la boca… es verdad que es pequeña, y que puede ser incosnciente, pero la verdad es que la apariencia a nivel externo, y tienendo un conocimiento de psicología de -1 es que són celos mútuos.

b

¿Y como lo solucionamos?. Como siempre digo, esto es lo que hacemos nosotros, y como lo llevamos, porque cada persona es un mundo, cada família y cada niño, así que puede haber soluciones que vayan bien a unos y no a otros y viceversa. Dicho eso, como ya he comentado, tenemos la suerte que Emma tiene una capacidad de comprensión bastante alta, y se puede hablar con ella de muchas cosas, así que lo primero es hacerle ver que su comportamiento puede hacer sentir mal a su hermana, y que ella lo pasaría mal si su hermana le quitara sus juguetes o estuviera siempre encima suya… Si esto no funciona vamos ya por la fórmula: “bueno, deja que juegue unos minutos y luego te lo dejamos a ti, piensa que es suyo…”, si la cosa continua todavía, pasamos a nivel extra: “entonces le damos este muñeco tuyo que te gusta tanto a ella???”, y cuando la cosa supera cualquier expectativa… ya se pone a llorar y no se puede seguir siendo racional con ella.

Eso sí, normalmente, siempre cuando pasan unos minutos… viene, y muy humildemente nos dice textualmente “Te pido perdón”, y aquí paz y en el cielo gloria… hasta la siguiente vez que pasa! jejeje.

Hay que decir que no es que estemos siempre así… pero es algo que pasa, y yo creo (ya me lo diréis en comentarios, jeje), que les pasa a todos los que tienen más de un hijo y hay que llevarlo de la mejor forma posible para convinar la educación moral y la crianza respetuosa, que como sabéis… no siempre es fácil (aunque nadie dijo que lo fuera…).

Gracias por leerme!

Un abrazo.

Papa Chús

 

2 opiniones en “¿Celos?”

  1. Jajaja! Es tal cual lo dices. En nuestro caso, Gabriel es bastante bebé en algunas cosas, le falta malicia, sumado a que es chico, entonces no nos cuesta nada poner paz; pero claro… Claudia aprende de lo que ve, y como Gabriel a ella le quita los juguetes, la medio empuja o le da con la cabeza para apartarla… ella hace lo mismo con él!! Jajajaja! Menuda es! Pero en general actuamos como vosotros: hay juguetes que son de cada uno y no se tocan, otros que se comparten, pero siempre que el otro no esté jugando con él, si es así hay que pedirlo o esperar, no se puede llegar y cogerlo… no se pega… en fin, que tampoco nos aburrimos!

    1. jejeje, ya me imagino! Es verdad que el gran cambio es de 0 a 1… pero con 2… otra cosa no, pero aburrise es imposible! Luego viene el tratar de gestionarlos, sin favoritismos y que cada uno sienta que lo tratas bien a su manera, y que no se enfade porque su hermana le coje un juegete, o que sepa gestionar esa “frustación”… bueno, todo un reto!. Abrazos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *